De bruta no tiene un ‘caballero’

Todo empezó hace 13 años cuando Isabella -diseñadora de modas, actriz, presentadora, locutora y mucho más- por aquel entonces decidió que todo lo que veía en su día a día, en su entorno, podría escribirlo, a su manera, descarnada y descarada y sin censura, en un libro. Se atrevió y escribió, por ejemplo, cómo las mujeres tienen la inteligencia -son lo suficientemente astutas- para fingir que no lo son para, muchas veces, lograr sus cometidos sin levantar sospechas. Así nació ‘Los caballeros las prefieren brutas’, porque -del lado de los hombres- no es que las prefieran así, solo que esa su manera de sentir, equivocadamente, que están por encima de ellas y que no están en igualdad de condiciones.. ¡Pero sí lo están!

Lo interesante de todo es que Isabella no escribió nunca pensando en que su libro llegaría a publicarse también en varios países -hasta en España- ni tendría que adaptarlo para convertirlo en una serie de televisión internacional -producida por Sony-  y que además también fue éxito rotundo, ni mucho menos que le serviría también para darse un ‘gustico’ encima de un escenario cada vez que ha querido. Sin imaginarlo, Ha sido lo suficientemente inteligente para sacarle todo el provecho que ha querido.

Curiosamente, después de escribir ‘Los caballeros las prefieren brutas’, Isabella publicó cinco libros más: ‘¿Nos queremos o nos soportamos?’, ’AM/FM’, ‘Sexorcismo’, ‘Chantillología’, y ‘De la ruptura a la sutura’, pero fue su ópera prima la que se ha robado el protagonismo.

Compra tus boletas aquí

Y es que las letras han dominado su mundo. De pequeña jugaba fútbol, voleibol y sóftbol, como buena barranquillera, y no le interesaban las materias que le enseñaban en el colegio. Solo le paraba bolas al español y al inglés, porque eran las herramientas que le servían para leer y escribir. Era su manera de descubrir el mundo. Gracias a ese talento y a que lo tenía claro, fundó el periódico de su colegio y su liderazgo, aprendido de los deportes, le alcanzó para organizar un grupo cívico con sus amigos de infancia -que después se convirtieron en 600- muchachitos con los que tapaba huecos en las calles de su ciudad, hacía obras sociales y hasta apoyaba labores de rescate cuando había desastres naturales.

Su labor entonces empezó a ser reconocida por los medios locales, hasta que le propusieron colaborar en la  revista ‘Weekend’, del Diario del Caribe, a lo que dijo sí, pero con la condición de que le abrieran una espacio para escribir una columna que bautizó ‘Frases con crema’, en honor a uno de sus escritores favoritos, Daniel Samper Pizano, célebre en el país por su columna titulada ‘Postre de notas’ y con quien se identifica por su estilo crítico y mordaz.  

Se convirtieron entonces -su don y su primer libro- en un espectáculo que perdura en el tiempo para deleitar a un público diferente cada vez, porque aún esos juguetes que les dan a las niñas y que las traumatizan para toda la vida, el matrimonio, los hijos, la ausencia de solidaridad femenina, ‘el mercado nacional del usado’ -claro, refiriéndose a los hombres-, son temas que ellos, ellas, parejas y hasta indecisos de lo que quieren en la vida, gozarán con las historias que Isabella cuenta, tomadas de sus propios fracasos también, porque es tan humana como cualquiera pero se ríe de ello. Lo cierto, lo bueno de su show -vigente por más de una década-, es que al final les deja a sus miles de seguidores, el reto de entender y tener que descubrir quién prefiere a quién y quién es más bruto que quién.. ¿Ellas o ellos?

Compra tus boletas aquí

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0